Relatos STAR WARS (XIV)

Relatos STAR WARS (XIV)

 Capítulo 14

El Delfín Milenario, una astronave creada en un desguace de un satélite del Borde Exterior al cuál ni siquiera se le había puesto un nombre. Su constructora se había pasado los últimos años de su vida recogiendo partes intactas de distintas naves que eran desechadas en ese lugar mugriento. Había sido una tarea muy complicada pero el esfuerzo y dedicación que Veryariel le había puesto dieron como fruto su sueño de poseer una astronave propia. A pesar de su aspecto mediocre a simple vista, la nave estaba equipada con un excelente motor de hipervelocidad además de un potente blindaje adicional. Las armas y los generadores de escudos no eran gran cosa pero suficiente para defenderse de los piratas que intentaban asaltarla en algunos viajes. Le puso el nombre de Delfín Milenario porque su aspecto exterior le recordaba a los delfines que habitaban algunos planetas acuáticos. Veryariel sentía que el Delfín era una extensión de su propio cuerpo y estos momentos estaba sufriendo a causa de las sacudidas producidas por los impactos de los cañones láser del escuadrón de droides buitres que les perseguía.

Apenas habían abandonado la atmósfera de Atzerri cuando un acorazado de la Federación de Comercio salió del hiperespacio lo bastante cerca de su posición como para lanzar un bombardeo efectivo con sus torretas láser sobre el Delfín Milenario. La nave había aguantado bien el recibimiento separatista pero desafortunadamente para el grupo los sistemas de hipervelocidad resultaron dañados y no les era posible saltar a la velocidad de la luz. Veryariel intentaba mantener la distancia con las naves enemigas realizando una serie de maniobras evasivas mientras Drake se apresuraba en las reparación de la hypervelocidad.

 Veryariel: “¡Drake¡ ¿a que esperar para terminar de una maldita vez?”.

 Drake: “¡Aún falta un poco. Necesito más tiempo!”.

 Veryariel: “¡Díselo a las cabeza de hojalata que tenemos detrás!”.

 Drake: “…”.

 Veryariel: “¡Tweedo! ¿A que juegas con mis cañones?, ¡Quítanos a esos cazas de encima ya!”.

 Tweedo: “¡Hago lo que puedo pero me es difícil fijar un blanco si te mueves tanto!”.

 Veryariel: “¡¿Es que siempre tengo que hacerlo todo yo?!.

 Justo en ese momento otro fuerte impacto de láser sacudía tan ferozmente la astronave que Veryariel y algunos miembros del grupo que se encontraban en la cabina por poco salen despedido de sus asientos. Veryariel recuperó rápidamente el control de la nave mientars dejaba paso en su interior a una rabia imparable.

 Veryariel: “¡Se acabó. Ahora os habéis pasado!”.

 Veryariel realizó un precipitado giro cerrado que pillo desprevenido tanto a un boquiabierto Tweedo como a sus atacantes. Veryariel redujo la velocidad unos segundos y puso de nuevo los motores sublumínicos a plena potencia. Ahora estaba colocada justo detrás del escuadrón de droides buitre y lanzó una ráfaga de disparos láser y un torpedo de protones antes de que los cazas tuvieran tiempo de calcular su próximo movimiento. Uno de los cazas buitre sufrió el impacto de varios de los láser en uno de sus alerones y comenzó a realizar un bucle en espiral que finalizó con la colisión contra el caza que estaba en su flanco derecho que hizo añicos ambos cazas. Mientras el torpedo de protones alcanzó de lleno a otro de los cazas el cuál se convirtió en un montón de polvo estelar. Los otros dos cazas se alejaron un poco del siniestro y comenzaban a reagruparse.

 Veryariel: “¡Nadie se mete con mi nave, nadie!”.

 Tweedo: “Buena maniobra”.

 Veryariel: “Gracias”.

 Thrael Sora: “Me temo que es pronto para celebrarlo. Se acerca otro escuadrón de cazas buitre y ese acorazado nos esta dando alcance, estaremos a tiro de sus cañones en unos segundos. Los escudos no aguantarán otro bombardeo láser. Si nos alcanzan estamos muertos”.

 Veryariel: “¡¿Drake?!”.

 Drake: “¡Ya casi está!”.

 Thrael Sora: “5 segundos”.

 Veryariel: “¡Drake date prisa!”.

 Drake: “¡Ya casi!”.

 Thrael Sora: “2 segundos”.

 Veryariel: “¡¿Vamos Drake, vamos?!”.

 Drake: “¡Ya casi está, ya casi está!”.

 Thrael Sora: “Nos tiene fijado y  los cazas se alejan, se preparan para disparar”.

 Veryariel: “¡Drake!”.

 Drake: “Listo”.

 Thrael Sora: “¡Coordenadas fijadas!, ¡nos disparan!”.

 Veryariel: “¡Velocidad de la luz, ya!”.

 El Delfín Milenario abandonó el espacio real unas milésimas de segundo antes de que el ataque del acorazado convirtiera su objetivo en un montón de chatarra.