Relatos STAR WARS (VI)

Relatos STAR WARS (VI)

Capítulo 6


Thrael Sora: “¡El balcón!. Podríamos escapar saltando por el balcón sin muchas dificultades. No hay demasiada altura hasta la calle y además parece que no está vigilada por los droides”.

Todos escucharon atentamente las palabras de Sora mientras una luz de esperanza se iluminaba en sus ojos.

Tweedo: “Podríamos usar el colchón del dormitorio para amortiguar el aterrizaje. Aunque es viejo creo que puede servir”.

Ray´n Bow: “Entonces empecemos. Yo trataré de bloquear la entrada para ganar tiempo. ¡Rápido!”.

Mientras el resto del grupo se preparaban su vía de escape, Ray´n Bow se dirigió hacia la puerta deslizante que comunicaba la habitación con el patio del edificio donde se concentraban la mayor parte del contingente de droides. Oyó el pesado y rítmico sonido que producían el avance de los droides. Ray´n Bow  dedujo que se trataba de una escuadra que se dirigía directos hacia donde se encontraban. Sin perder más tiempo un haz de luz azul salió proyectado de la empuñadura de su sable de luz y lo acercó hacia el borde inferior cerca de donde se deslizaba la puerta hasta que empezó a fundirse de manera que el borde inferior fundido obstruyo el mecanismo una vez se hubo enfriado el metal, sellando la puerta completamente, bloqueándola el tiempo suficiente para que tantos sus compañeros como él pudieran escapar. “Al menos eso espero” pensó Ray´n Bow.

Tweedo y Yokyr llevaron el colchón hacia el balcón donde Sora permanecía alerta ante la aparición de algún droide u otra amenaza. Tras comprobar que era seguro, arrojaron el colchón desde los casi cuatro metros y medio de altura que los separaban de la calle y el colchón se desplomó en el suelo quedando totalmente tendido. Sora fue el primero en saltar haciendo una demostración de gran destreza al girar un par de veces de el aire sobre si mismo para aterrizar de pie de una manera perfecta. El siguiente en saltar fue Heck que a diferencia del joven padawan, al aterrizar cayo en una mala postura que provocó que se torciera el tobillo obligándolo a caminar torpemente. Antes de que Kristan se dispusiera a saltar varios golpes sonaron en la puerta seguidas de unas voces.

? ? ? ?: “En nombre de la Federación de Comercio les ordeno que abran está puerta inmediatamente; de lo contrario entraremos por la fuerza”.

Los miembros del grupo que aun permanecían en la habitación mantuvieron silencio y siguieron con su precipitada huida. Kristan saltó a continuación sin llegar a escuchar la conversación que se mantenía al otro lado de la puerta sellada.

Droide de combate nº1: “ Sargento la puerta está sellada por dentro. No podemos entrar”.

Sargento droide: “Coloquen explosivos y vuelen la puerta”.

Droide de combate nº1: “¿Y los objetivos señor?. ¿no resultarán dañados por la explosión?”.

Sargento droide: “¡Ese es un factor irrelevante!. ¡Obedezca la orden soldado!.

Droide de combate  nº1: “Roger, roger”.

La preocupación del grupo aumentó tras escuchar la conversación de los droides. Sabían que ya no les quedaba mucho tiempo antes de que los droides atravesaran la puerta.

Yorky: “Debemos apresurarnos”.

Uno a uno, todos los miembros del grupo bajaron hasta la calle sin ningún problema. Mientras se dirigían rápida pero cautelosamente hasta donde habían dejado aparcado el deslizador, una terrible explosión sacudió el edificio arrojando pequeños fragmentos del mismo por los alrededores. El grupo se puso a cubierto bajo el balcón que había junto a la esquina del edificio evitando así el impacto de los fragmentos de roca y hierro arrojados por el edificio hasta que cesaron. Momentos después continuaron su camino pero Sora hizo que todos se detuvieran justo antes de cruzar la esquina.

Thrael Sora: “Hay dos guardias vigilando la entrada del edificio a unos pasos de donde se encuentra el deslizador”.

“¿Y ahora que hacemos?” susurro Heck temblando ante la posibilidad de que finalmente los droides los capturaran.

Ray´n Bow: “Creo que podemos deslizarnos sin que detecten nuestra presencia hasta el vehículo. Una vez en él que todos suban a él mientras Sora y yo nos ocupamos de los droides de la entrada”.

Kristan: “Es muy arriesgado. Podrían detectarnos antes de que llegáramos al deslizador”.

Tweedo: “Me parece que no tenemos elección. Miren allí”.

Todos dirigieron su mirada al balcón donde se encontraban hace apenas unos momentos y vieron aparecer tres droides de combate que parecían disponerse a inspeccionar los alrededores de la calle que podían ver desde su posición en busca de su objetivo: ¡Ellos!.

Ray´n Bow: “Tweedo tiene razón, no podemos esperar aquí. Debemos movernos, ¡ahora!”.

Kristan: “De acuerdo. Adelante”.

Todos dispusieron sus armas preparados para usarlas en caso de ser descubiertos mientras se deslizaban hacia su vehículo de escape. Afortunadamente todos llegaron junto al vehículo sin delatar su presencia a los droides que vigilaban el gran entrada en forma de arco. A excepción de Thrael Sora y Ray´n Bow todos subieron al vehículo. Los droides detectaron a los intrusos justo en el momento en que Yokyr ponía el motor en marcha.